Volviendo a escena. Locos por la limpieza

foto

Marcelo Pellegrino Actor  CV

 

 

 

 

 

 

 

 

Testimonio audiovisual de Marcel Pellegrino sobre la experiencia con Espacio Social:

Espacio Social.

Historias de Acompañamientos.

Acompañamiento con Marcelo Pellegrino, alias “Tinelli”.

Primer contacto con el acompañado: El primer encuentro con Marcelo fue en el barrio San Blas, a mediados del año 2011, una mañana en la que me dirigía a la casa de una persona que ya recibía acompañamiento.

Con Marcelo nos cruzamos en la calle y, como en otras oportunidades nos habíamos visto, nos acercamos mutuamente. El circulaba en una moto con la que realizaba su trabajo para la municipalidad como delegado barrial.

Nos presentamos y le comenté el trabajo de acompañamiento que estábamos realizando en el barrio con Espacio Social. Pensativo, comentó que a él le interesaba poder trabajar con jóvenes en riesgo por consumo de droga. Me interesó poder trabajar acompañando un grupo y coordinamos para encontrarnos en las semanas siguientes. Después de varios llamados, combinamos un encuentro con Marcelo en su casa y con alguno de los jóvenes interesados. A la reunión asistió un joven de 20 años. Conversamos acerca de las posibilidades de iniciar un emprendimiento en el que Marcelo podía colaborar coordinando a los jóvenes que les interesara la propuesta. Se trataba, en principio, de elaborar prepizzas para vender en el barrio y en el municipio. El primer inconveniente que se planteaba era la inexistencia de un horno pizzero de tamaño adecuado. Marcelo contaba con un horno pequeño que solo permitiría cocinar el tamaño de una pizza individual. También contaba con una parrilla. En la reunión se plantearon los siguientes pasos;

  1. a) Averiguar acerca de la posibilidad de adquirir un horno usado a menor precio. Marcelo se comprometió a realizarla.
  2. b) Conversar con el dueño de una pizzería para que comente su experiencia y su parecer acerca del emprendimiento propuesto. Esta tarea estaba a mi cargo.
  3. c) Marcelo intentaría convocar a los otros posibles integrantes del grupo y avanzaría probando cocinar prepizza en su horno.

Cumpliendo con la parte acordada tuve una charla con un vecino conocido, dueño de una pizzería de Bella Vista y comentó que para él era sumamente difícil armar e iniciar el emprendimiento. Planteaba la difícil responsabilidad de capacitar personas que no estuvieran empleadas formalmente. Insistía en la necesidad de estar muy seguros de contar con gente comprometida en el proyecto que, en adelante, no fuera a “darse vuelta” y plantear una situación de precariedad laboral acompañada de un posible juicio. Este temor es bastante corriente en los empleadores ya que, en su condición, han tenido que responder ante una demanda laboral aún habiendo generado empleo formal.

 

Cuando cumplí con lo pautado volví a combinar una reunión con Marcelo. Nos reunimos en su casa. Me encontré con la sorpresa de que estaba cocinando chorizos en su parrilla. Había armado un cartel en el que ofrecía choripán a un precio razonable. Lo conversado en la reunión previa había desembocado en esta nueva idea. Comentaba que hacía una diferencia económica que necesitaba  para desarrollar más la venta de sus artículos de limpieza. Marcelo, fuera de su horario laboral, vendía artículos de limpieza en el barrio. En esta segunda reunión me enteré sobre este microemprendimiento que no estaba explotando demasiado. Le pregunté de qué manera lo venía desarrollando y comentó que compraba los productos y los vendía a los vecinos del barrio que lo conocían. Consulté si vendía en otras zonas además de su barrio. Nos contestó que sí pero que actualmente había perdido contacto con la gente. Le pregunté porqué y refirió que ya no pasaba por ahí o que no se cruzaba con la gente cuando pasaba. Le propuse armar un volante con sus productos, precios y su número de teléfono para poder repartirlos por zonas no tan cercanas a su barrio y aumentar sus posibilidades de venta. Le pareció buena idea y estuvo de acuerdo en realizarlo.

Con Marcelo, confeccionamos el volante y le pedí a una diseñadora gráfica  que lo diagramara para que resultara más vistoso. La diseñadora es una colaboradora de Espacio Social que, en ese momento vivía en Bella Vista. Actualmente vive en Capital Federal pero continúa colaborando con diseños para los acompañados. Luego de repartirlos, Marcelo comentaba que no podía responder todos los llamados que recibía. Aseguraba que su teléfono había sonado con pedidos como hace tiempo no pasaba.

Hasta fines del 2011, nos habíamos reunido con Marcelo 6 veces y habíamos avanzado en el establecimiento de un vínculo, en el conocimiento mutuo, en el inicio de su microemprendimiento con la parrilla y en el crecimiento de su emprendimiento de venta de productos de limpieza.

Marcelo había tenido cierto éxito con los volantes. Sin embargo, en reuniones posteriores observé  que no impulsaba con demasiado ímpetu el proyecto, no realizaba acciones que generaran algún tipo de crecimiento. Le pregunté si estaba de acuerdo con mi observación. Marcelo respondió que entre el trabajo de la municipalidad y sus obligaciones como padre se le dificultaba salir a la tarde a la calle a repartir los volantes o los pedidos. A pesar de la demanda, el emprendimiento de limpieza no avanzaba.

En las sucesivas reuniones con Marcelo, fui conociéndolo cada vez más y me encontré con su pasión por la actuación. Me comentó que desde hace tres años  no actuaba pero que había trabajado como actor durante 8 años ininterrumpidos antes de este receso. Cuando hablaba de la actuación le brillaban los ojos. Repetía una y otra vez los programas en los que había trabajado. Mostraba orgulloso un rol protagónico en una película documental.               Se notaba claramente el deseo de Marcelo por la actuación. Comencé a insistir con la posibilidad de que volviera a actuar. Le propuse armar un Curriculum Vitae. o un book con fotos de sus trabajos de los últimos años para poder presentar en productoras.

El armado del C.V. llevo 4 reuniones porque Marcelo sumaba información cada vez que nos juntábamos. A medida que avanzábamos con las reuniones cada 15 días aproximadamente, fui conociendo más acerca de la historia de Marcelo. Un día, mientras avanzábamos con la terminación del C.V. cuenta que había regularizado su carnet de actor. Se había reinscripto en la Asociación Argentina de Actores y estaba formalmente preparado para que le solicitaran alguna participación en alguna publicidad, película, TV, etc…

La pregunta sobre la que había insistido a lo largo de 9 reuniones encontraba una respuesta concreta en la inscripción de Marcelo. Estaba listo para ser convocado para actuar.

En febrero del 2013 recibí una llamada de Marcelo que confirmó la hipótesis  de que el proceso de acompañamiento tiene frutos concretos a través del tiempo; Marcelo me comentaba que había sido convocado para trabajar en una producción audiovisual en un rol secundario. Al final del día, en la producción, le preguntaron si en la semana siguiente tendría tiempo el próximo martes para filmar una escena con Ricardo. Marcelo respondió que podía trabajar el martes y preguntó: ¿Qué Ricardo?, le respondieron: Ricardo Darín. Nada mal para un actor que hace tres años no pisaba un set de filmación. Este año (2014) nos enteramos de que la escena correspondía a la película Relatos Salvajes en la que Darín protagoniza un capítulo o corto de la misma. Marcelo aparece en dos vistas en la escena de la prisión donde se festeja el cumpleaños de “bombita” (Darín en la ficción).

Festejamos con Marcelo su logro. A lo largo del 2013 participó en varias producciones en escenas concretas, para roles específicos. En febrero del 2014 filmó un video con el grupo de música Calle 13.

Otra línea de trabajo con Marcelo fue la mejora de su situación laboral. Marcelo tenía un contrato con la municipalidad y aspiraba mejorar las condiciones del mismo. Se mostraba molesto con esta situación y la planteó a su superior algunas veces. Conversamos acerca de su manera de abordar la situación y nos encontramos con un estilo muy frontal y confrontativo. Le propuse durante varias reuniones la necesidad de posicionarse de manera diferente frente a sus superiores. Que supieran acerca de su realidad y su necesidad. Que conversara con la persona que tenía real decisión acerca de su situación. Finalmente, Marcelo dialogó sobre su situación con el superior que tenía real decisión sobre las condiciones de su contrato y pudo posicionarse de manera diferente logrando mejoras contractuales concretas.

La línea de trabajo actual en la que lo está acompañando otra persona (Tomás, acompañante de Espacio Social), tiene que ver con la posibilidad de mudarse al barrio Obligado donde “está el asfalto y se vive mejor” según su decir. Marcelo quiere construir una casa en el fondo de la casa de su madre y acceder a una mejor calidad de vida cambiando de barrio. Tomás lo está acompañando en el proceso de regularización del título de propiedad de la madre que requiere ser formalizado.

Otras posibles líneas de trabajo en las que Marcelo podría ser acompañado:    

1) Afianzamiento de su relación laboral con productoras, ambiente cinematográfico, televisivo y publicitario.

2) Mejora de su manera de presentarse en las redes sociales.

3) Armado de tráiler de presentación con todas sus producciones.